El peronismo puntano fue todo euforia por el triunfo de Sergio Tamayo

La militancia y la dirigencia del Partido Justicialista, encabezada por el gobernador, Alberto Rodríguez Saá, celebró la amplia victoria en los comicios. Un peronista vuelve, después de 8 años, a ocupar la intendencia de la capital provincial.

Al compás y en melodía, el retumbar de los bombos y las trompetas le pusieron música a la multitudinaria fiesta que vivió este domingo por la noche la militancia peronista. Cientos de seguidores de Alberto Rodríguez Saá y de Sergio Tamayo celebraron la victoria de este último en las elecciones municipales que lo erigieron como intendente de la ciudad capital por los próximos cuatro años.

El calor fue agobiante pero ese detalle a nadie le importó en la casa peronista de calle Héroes de Malvinas. Nadie paró de saltar y cantar. Ni de brindar. Todo fue algarabía.

Tras una campaña muy intensa y que recorrió todos los barrios capitalinos, el domingo 10 de noviembre entró en la historia del peronismo como una de las victorias más significativas de los últimos tiempos. Tamayo, actual ministro de Turismo y Parques de la Provincia, derrotó a las otras cuatro fórmulas que anhelaban ocupar el sillón de la esquina de San Martín y Belgrano.

Tamayo aventajó a sus adversarios con contundencia. Le sacó 8 puntos al postulante de la alianza San Luis Unido, Gastón Hissa, su más inmediato escolta. Y 19 al candidato del partido San Luis Somos Todos, Enrique Picco. De este modo, tras 8 años, el peronismo recuperó la conducción de la ciudad.

Poco después de las 20, a medida que los fiscales de mesa llegaban a la sede peronista con una amplia sonrisa en sus rostros, la fiesta se intensificó y las distintas vertientes partidarias se abrazaron en el hall central. Fue el final feliz para un trabajo que abarcó recorridas barriales, timbreos, actos en plazas y clubes, múltiples charlas con los vecinos y caravanas. Todo eso sumado a la larga jornada del comicio.

Agencia San Luis


Comentarios
Close