Un huinquense se consagró campeón mundial de karate-do por segunda vez

12 septiembre, 2019

Daniel Alvarado logró la medalla de oro en la especialidad “Nunchaku”. El deportista, de 44 años, había obtenido el mismo triunfo en 2002.  Ahora, y junto a su profesor Jorge Moreno, se preparan para el desafío de Brasil.

baja actualmente en una estación de servicio, vive en una casa de barrio junto a su mujer y sus hijas mellizas. Este humilde vecino de Huinca Renancó tiene una particularidad: fue dos veces campeón mundial de Karate-do.

El hombre, de 44 años, se encuentra sentado para la entrevista junto a quien lo formó en este deporte, el profesor Jorge Rubén Moreno, pionero de la enseñanza del karate en Huinca desde hace más de 25 años a través de la Escuela Shin Shu Kan. De tantos años de incursionar en esta disciplina de origen japonés, maestro y alumno ha entablado una relación casi familiar; el karate fortifica el vínculo cada día y más aun cuando hay objetivos que se cumplen y sueños en común.

El pasado fin de semana, Alta Gracia fue escenario del Campeonato Mundial de Karate. El evento se desarrolló el 6, 7 y 8 de septiembre y recibió a 500 deportistas locales y de varios países.

Una delegación a cargo del profesor Moreno con karatecas de Huinca y Huidobro participó del certamen, entre ellos Alvarado, uno de los más experimentados.

Todos representaron a Argentina.  “Nuestro corazón celeste y blanco se destaca ante cualquier adversidad que podamos tener en la faz deportiva».

Daniel Alvarado ya había obtenido en un Mundial el oro en el año 2002, en Bolivia, en la especialidad “Nunchaku”  y pese a que hacía mucho tiempo que no competía en esta instancia volvió a repetir, casi contra todos los pronósticos.

El karateca asegura que, pese a la edad, fue la experiencia la que marcó el resultado en la competencia y le permitió alzarse con el oro en una de las disciplinas más complejas que se presentaron en el evento, el Nunchaku. 

«Lo que siento es lo que se ha asimilado dentro del cuerpo a pesar de los años, no se olvida y esto te da una ventaja en cuanto a la experiencia», dice.

Desafío 

En tanto que su profesor agrega: “Los logros obtenidos no se hacen de un día para otro. Ya es la segunda vez que Daniel obtiene un título a nivel internacional; hace 20 días ya había clasificado con dos campeonatos regionales de la misma especialidad. A raíz de lo logrado ya tenemos la convocatoria para Río de Janeiro dentro de tres años, entonces automáticamente comenzamos a prepararnos para eso», señala Moreno.

Sobre la experiencia vivida en Alta Gracia, Daniel  señala: «Para mí es un desafío más estar en este nivel a esta edad. Fue larga la espera, mucha la ansiedad, tuve que estar una hora y media precalentando, me senté, pasaron tres minutos y llamaron a competir. Para mí el Nunchaku es como que lo tengo asimilado en mi cuerpo», como una prolongación de los brazos”, explica el deportista huinquense, quien se tenía sobre todo mucha fe.

“Lo único que quería era terminar la competencia, y si lograba mostrar con la velocidad correcta y con la pausa correcta yo sabía que los puntos vienen solos y ese es el único momento en que el profe te soltó, ahí quedas solo y es todo tuyo», relata.

Hay un detalle que no fue menor: el profesor Moreno participó del arbitraje a Daniel. «Tuve el honor de arbitrarlo y sabe que con él soy más exigente que con el resto, y cuando miré todas las pizarras dije ‘bueno, acá tenemos al campeón’», dice orgulloso.

Participaron aproximadamente 500 competidores de Argentina, Brasil, Chile y Uruguay. Hubo gran convocatoria de espectadores, que disfrutaron de esta 13a edición.

 El campeonato mundial fue organizado por la Escuela Shin Shu Kan Argentina, particularmente por los instructores especializados en el área de competencia.

Este evento deportivo se disputa cada 3 años con sedes que se alternan por todo el mundo. 

Ignacio Castro


Comentarios